Bizancio

21 Sep

El emperador bizantino continuaba llevando el calificativo de Augusto. Había en Constantinopla cónsules y Senado, como en Roma, y hasta muy entrada la Edad Media los documentos se redactaron en griego y en latín.

El emperador Justiniano recobró a Italia y África del Norte, pero se perdieron otra vez por las invasiones de los longobardos y de los árabes.

El principal problema que vivió Bizancio, además de sus conflictos políticos, fue el de la religión. Bizancio se hallaba al margen de la cristiandad, y era natural que allí aparecieran de continuo nuevas herejías, que repercutieron siempre en la vida política ocasionando a veces cambios de dinastías.

La Iconoclastia bizantina  

Uno de los hechos históricos más conocidos de Bizancio es la querella sobre el culto de las imágenes.

Durante los siglos VIII Y IX, hubo prohibición expresa de los Emperadores de representar ningún tipo de imagen religiosa. Esta prohibición se basaba en los preceptos Bíblicos en los que Dios recomienda a Moisés que no tuviera imágenes o ídolos para evitar adorar al objeto y no a su representación. Las luchas entre ambos ocasionó la represión religiosa y en parte la destrucción del patrimonio pictórico. Finalmente esta prohibición se levantó en el año 843.

Icono bizantino del siglo XIV que representa al Arcángel Gabriel El iniciador de esta crisis religiosa fue el emperador León III que, en el año 725, decretó una serie de edictos (leyes) contra el culto de las imágenes de santos, de Cristo y de la Virgen que fue llamada la “reforma iconoclasta.

Hubo quien defendió la representación de imágenes religiosas debido a que era la única forma que tenían los analfabetos de conocer las Historias Sagradas. Y, así, la prohibición iconoclasta se convirtió en persecución y martirio de muchos que no se acataron las leyes. De hecho Bizancio quedó divida religiosamente en los partidarios de una y otra tendencia.

Las luchas entre ambos ocasionaron la represión religiosa y en parte la destrucción del patrimonio pictórico. Finalmente esta prohibición se levantó en el año 843.

Se estaba poniendo la primera piedra en las desavenencias entre las iglesias de Roma y Bizancio, que al cabo del tiempo desembocaría en el Cisma de Oriente acaecido en el año 1054.

Fuente: arteguías

Pincha en la imagen para aprender y repasar.


Captura de pantalla 2013-09-25 a la(s) 13.02.30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s